Testimonio de Hermana Hien

Testimonio de Hermana Hien

Témoignage vocationnel de Hien Petite Soeur de l'Assomption

PRIMERA HERMANITA DE LA ASUNCIÓN DE VIETNAM

El carisma se actualiza con el aire fresco de las nuevas generaciones y culturas

BUSQUEDA

Nací en 1980, en una familia cristiana, en el centro de Vietnam, en la costa….

Mi madre murió rápidamente después de una enfermedad. Mi padre tenía 37 años, mi hermana mayor 15 y yo 2. Soy la última de cinco mujeres. Estoy orgullosa de mi papá que supo educarnos jugando dos roles muy importantes en la familia: mamá y papá.

Después de graduarme de la escuela secundaria, le pedí permiso a mi papá para continuar mis estudios en Saigón. Me entristeció dejarlo.

Saigón es una gran ciudad con muchos problemas…. Descubrí niños en la calle. Recuerdo muy bien haberlos encontrado al volver de mis clases nocturnas, eran violentos entre ellos; sentí un clima de inseguridad.

Estos niños no habían recibido ninguna educación de sus padres, que a su vez experimentaban múltiples dificultades: la crisis económica los había llevado a emigrar a Saigón en busca de trabajo, donde se produjo entonces una crisis de identidad y una crisis moral….

En los hogares del Padre Bosco, donde me alojaba, tenía clases de catecismo con una religiosa. Mi fe se estaba profundizando. Poco a poco quise consagrar mi vida al Señor; busqué una congregación que pudiera corresponder a mi deseo de entregarme por los pobres.

Dos congregaciones vinieron a los hogares para presentarse. Me conmovieron las Hermanitas de la Asunción  porque trabajan en barrios pobres. Son sencillas para estar cerca de la gente. Elegí esta congregación y confié en el Señor.

PRIMEROS PASOS

En 2006 fui a Francia para mi formación en la vida religiosa… Fui la primera mujer vietnamita en entrar a las Hermanitas de la Asunción. Estoy feliz de haber podido tener esta experiencia y vivir esta aventura sola. Me formé como aspirante y luego como postulante en la comunidad de Vaulx-en-Velin. Compartiendo la vida cotidiana de la comunidad y lo que había en mi corazón con Marie-Claude, crecí día tras día……

En 2008 entré en el noviciado; me encantó este tiempo: profundizar el conocimiento de los fundadores, el sentido de la vida religiosa; tener largos períodos de oración; Nathalie, maestra de novicias, me ayudó mucho en mi vida espiritual. Esta etapa pasó rápidamente. Durante el segundo año hice dos prácticas apostólicas en el “Arca” con los minusválidos y en el barco “Yo sirvo” con familias en gran dificultad.

En 2010 llegué a la comunidad de Vitry después de mis primeros votos. Estudié dos años en el Instituto Católico, y al mismo tiempo fui voluntaria con los Hermanitos de los Pobres. En el Hospital Charles Foix descubrí la realidad de la dependencia total de las personas mayores y aisladas que terminan allí su vida, un fin de vida suavizado por el cuidado diario y atento de las enfermeras.

Me conmovieron mucho estos ancianos en esta nueva etapa de la vida: la vejez, con su parte de soledad y problemas de salud. Los amaba mucho. Eran para mí rostros de Dios.

En septiembre de 2012 fui enviada a Vietnam con otras cuatro hermanas para fundar una comunidad en Di An, en un barrio de clase trabajadora a 17 kilómetros al norte de Saigón.

Allí empiezo por seguir una formación para ser maestra de niños pequeños. Al mismo tiempo, descubro nuestra guardería. La comunidad me confía la misión de seguir el progreso de la escuela. Con la directora preparo las reuniones para las maestras, los padres…. A través de la acogida de los hijos de padres trabajadores, pobres o en apuros, mostramos nuestra opción de vivir como Hermanitas de la Asunción.

Nuestro barrio es un barrio de fábricas. Los trabajadores vienen de todas las provincias de Vietnam para encontrar un trabajo decente para alimentar a sus familias. Los salarios no siempre son suficientes y ambos padres tienen que trabajar para proporcionar vivienda, alimentos y educación a sus hijos. En este contexto, la guardería tiene un papel muy importante que desempeñar.

Estoy feliz de encontrar aquí una nueva manera de vivir el carisma de la Congregación al servicio de las familias en dificultad y de poder dar testimonio del amor de Dios hacia nosotros.

Hermana TRAN THI  HIEN, (HA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *