Te invitamos

Hacerse Hermanita de la Asunción


    Como Hermanitas de la Asunción, buscamos adaptar el carisma a cada contexto cultural. Es una vida de acción, una vida hecha de gestos, palabras y oración.
“Alma de carmelita, corazón de misionera” decia el P.Pernet. Velamos en preservar, mantener, profundizar lo que está en el corazón de nuestro carisma: la vida de discípula de Jesús, en seguimiento de Jesucristo Servidor.


    “Las actividades apostólicas, variadas según el país, conciernen a las poblaciones empobrecidas y sus familias.
Insertas en los barrios, conectadas a redes y asociaciones o presentes en familias, compartimos de cerca la situación crítica de los refugiados, las personas desplazadas, los inmigrantes. Con ellos trabajamos para hacer efectiva la solidaridad.

Testimonio de Hna Helena, una hermanita Colombiana a propósito de su llamado a seguir a Cristo 

 

¿PREGUNTAS ?VER OTROS TESTIMONIOS

Preguntas más frecuentes (FAQ)

Descubrir que quieres ser Hermanita es un proceso entre tu, Dios y alguien que te acompañará para hacer el camino juntas. Puedes contactarnos vía el formulario de contacto para compartirnos tu deseo, o si conoces a alguna Hermanita de confianza puedes hablar con ella
Primero nos encontraremos para conocernos, y si juntas vemos que este es el camino comenzaremos un momento que se llama aspirantado. Ese tiempo ayuda a conocer mejor la congregación y la vocación de cada una. Luego, hay un tiempo que se llama postulantado (uno o dos años), durante el cual vivirás en una comunidad. Luego se inicia el noviciado (dos años), este es un tiempo muy importante de crecimiento personal y en la fe, conocimiento de la congregación y preparación para los votos temporales. Al final del noviciado harás tus votos temporarios. Durante ese tiempo que se llama juniorado, continúa tu discernimiento y la formación en diferentes ámbitos. Periódicamente seguirás renovando tus votos. Este período dura entre 6 y 9 años. Al final del juniorado pronunciarás tus votos perpetuos.que
El día de una hermanita puede ser de lo más variado, pero seguramente comenzará con un tiempo de oración personal y después de un tiempo de oración comunitaria. Es probable que luego salga de casa para ir a su trabajo, sus estudios o su misión (lo mismo también va a comprar si tiene que cocinar!). Cuando llegue la hora de comer volverá a casa para comer con sus compañeras y por la tarde puede que se quede en casa terminando algunas tareas, o quizá salga de nuevo para hacer alguna visita. También puede que tenga algunos grupos de compartir (asociación, Parroquia…). Al final del día se volverá a reunir con sus compañeras para rezar y comer juntas. Si es posible, a en algún momento del día irá a la Eucaristía, que es muy importante para nosotras.
Una comunidad está formada por un conjunto de Hermanitas que viven juntas en un lugar. Y esto quiere decir muchas cosas: viven juntas, rezan juntas, se ayudan en el día a día, se organizan para hacer las cosas de casa. Juntas se ayudan a crecer y a pensar, juntas intentan seguir a Jesús. Vivir en comunidad aunque no siempre es fácil es un regalo, nos enseña a amar y a recomenzar cuando la cosa no funciona. Nuestras comunidades en general no son muy grandes (entre 3 y 6 hermanitas) y en muchas de ellas viven personas mayores con otras más jóvenes, también es posible que haya hermanitas de diferentes países.
Vivimos de nuestro trabajo. Todo cuanto recibimos (salario, pensión…) lo ponemos en común. Al compartir, nos aseguramos que cada hermanita y cada comunidad tengan todo lo necesario para poder vivir bien y de esta manera se vive la solidaridad entre comunidades, entre países y también con otras personas o proyectos fuera de la congregación.q
Sí, y muy felices! Cada una con su historia, a su manera ha descubierto que seguir a Jesús como Hermanita de la Asunción responde al sueño de Dios para ella. Esto no quita que haya momentos de dificultad, en que una no sepa muy bien por dónde ir, o se sienta triste. Pero hay una felicidad de fondo que continúa y que ayuda a seguir adelante, porque es Dios quién nos la da.
La familia y los amigos son un tesoro para nosotras, forman parte de nuestra vida y de nuestra historia. Juntas intentamos cuidar de ellos. Dependiendo de la realidad de cada una mantenemos el contacto por teléfono, internet, vamos de visita, pasamos las vacaciones con ellos. Si la familia está en dificultad, juntas vemos cómo responder en cada ocasión.

Testimonios

Nuestras hermanitas dan testimonio sobre su llamada y su misión en la  Congregación.

Hna Mariotides

Ingresé a la Congregación de las Hermanitas de la Asunción en 1992 para seguir el ideal de Jesús que nuestros fundadores tradujeron como “Procurar la gloria de Dios por la salvación de los pobres, los trabajadores y sus familias”. Ese año, me acerqué un poco más a la misión práctica de las Hermanitas de Brasil, seguí una formación para ser en maestra…

Hna Lucía

Siempre supe que Dios y los pobres tendrían un lugar importante en mi vida; Pero en cuanto a cómo, es otra historia…
Mi nombre es Lucía; fue buscando a Dios y queriendo dar mi vida por los pobres que descubrí que como Hermanita de la Asunción, podía realizar este sueño y ser feliz, ¡muy feliz!

Hna Louisette

Nací en 1972 en Fianarantsoa, ​​en la meseta de la isla de Madagascar, en la parte sur. A la edad de 6 años, comienzo el curso de catecismo en las Hermanas Reparadoras, ¡realmente soy un principiante en la práctica de la fe! Después de la clase, cuando llego a casa, le digo a mi madre: “Cuando crezca, entraré a la vida religiosa”…

¿Estás  interesada ?

¿ Desearias unirte a nosotras para ser también Hermanita de la Asunción?
Llena nuestro formulario de contacto y nos comunicaremos lo antes posible.

CONTACTANOS