Testimonio de Hermana Mariotides

Testimonio de Hermana Mariotides

temoignage Petite Soeur de l'Assomption Mariotides

La vocación : una respuesta de Diosa los excluidos

Un llamado

Ingresé a la Congregación de las Hermanitas de la Asunción en 1992 para seguir el ideal de Jesús que nuestros fundadores tradujeron como “Procurar la gloria de Dios por la salvación de los pobres, los trabajadores y sus familias”. Ese año, me acerqué un poco más a la misión práctica de las Hermanitas de Brasil, seguí una formación para ser en maestra. A lo largo de mi camino vocacional, he trabajado en varios campos de la educación, desde la educación de jóvenes y adultos, hasta la de niños, en la escuela primaria y secundaria, en educación especial, la enseñanza en el ambiente hospitalario y la asistencia pedagógica a domicilio, y recientemente, una experiencia aún más desafiante, a saber, la educación en el sistema penitenciario y en un centro educativo.

Siendo yo mismo una familia pobre y de clase trabajadora, creo que Dios me ha elegido y me ha preparado para ejercer mi vocación en lugares donde Él mismo clama por justicia y paz.

Nuestra misión de PSA es un llamado y una respuesta del amor de Dios por nosotros, a través de la realidad humana que lo revela en “la fragilidad y la pobreza”, cuando ingresamos a los hogares y compartimos la situación de las familias trabajadores y pobres de nuestro siglo.

¡Doy gracias a Dios por haberme elegido para este servicio y por haberme enseñado  todos los días a buscar la paz, en la lucha por la justicia, “en la Iglesia de los pobres, siempre en salida”!

Hna. Mariotides, Hermanita de la Asunción



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *