Paul-Hélène Saint-Raymond, la primera de los diecinueve Mártires de Argelia

Paul-Hélène Saint-Raymond, la primera de los diecinueve Mártires de Argelia

Paul-Hélène Saint-Raymond, première des dix-neuf Martyrs d’Algérie

Helene Saint Raymond nació en París en el seno de una familia profundamente cristiana,la octava de diez hijos…. Después de haber estudiado en el Collège Sainte Marie de Neuilly, se prepara en Ciencias Físicas y Químicas en la Sorbona y participa en el Centre Richelieu (Centro Estudiantil Católico creado por el Abbé Charles). Una estudiante dará este testimonio en mayo de 1994: “A la edad de 20 años, nos encontramos en el Centro Richelieu, cuando Hélène era presidenta de los grupos de estudiantes católicos cientificos . La recuerdo como una niña de deber, siempre presente cuando se necesita. La lealtad era, en mi opinión, su principal cualidad. Hablaba poco, pero escuchaba a todo el mundo, recordaba todo lo que había que hacer y siempre estaba dispuesta a ayudarse mutuamente. Ella supo hacerse amar, no por su carácter, no expansivo, sino por su solidez, su rigor, su fidelidad en la fe”. Hélène Saint Raymond se convirtió en presidenta del Centro Richelieu después de que una futura Hermanita de la Asunción la invitara a su toma de hábito en 1949…
Allí conoció a la Congregación donde entró en 1952 después de 2 años de vida profesional como ingeniera en el Instituto Francés del Petróleo en Rueil Malmaison. Antes de elegir la vida religiosa, quiso hacer una práctica en una fábrica para experimentar la dureza de las condiciones de trabajo en una fábrica de cartón en Bagnolet….
Durante las etapas de formación en la Casa Madre en París, tomó el nombre de Hna. Paul-Hélène, el 29 de julio de 1954 pronunció allí sus primeros votos. Luego es enviada a Creil de 1954 a 1957, tenemos el testimonio de una enferma contagiosa a la que la Hna. Paul-Hélène trató durante un año como Trabajadora Familiar y Enfermera, mientras que los 4 niños tuvieron que ser colocados en un hogar. La Sra. J. se había mantenido en contacto y hablaba del consuelo, la amistad y la confianza recuperada gracias a la atención de la Hna. Paul-Hélène, después de su muerte, hablará de la conversación que habían tenido durante una visita 3 años antes: “Le pregunté sobre su vida en Argelia; le dije: Tendría miedo de vivir en medio del pueblo argelino. La Hermana Paul-Hélène me respondió con una sonrisa: “No es necesario, son todos hombres como los demás, muchos tienen nuestra fe, desearía que fueran felices, que pudiéramos vivir fraternalmente en paz, en la alegría de Cristo” En 1963, la Hermana Paul-Hélène se va a Argel para asegurar el Centro Médico y Social en Belcourt.En 1974 fue enviada a Túnez y luego a Casablanca, donde estuvo a cargo durante 3 años de un servicio de niños prematuros en un equipo totalmente marroquí. En 1984, después de unos meses en la Casa Madre, la Hna. Paul-Hélène partió hacia Ksar el Boukhari, 180 km al sur de Argel… Ella misma dio el sentido de su misión: “Es un trabajo importante, interesante y oscuro, no hay guardería, no hay “trabajadoras familiares”. Esta experiencia es difícil, fuente de tensión y la actividad tanto de enfermeras como de extranjeros está restringida a tal punto que se ven obligados a buscar otro trabajo.

<En 1988, fue enviada a Argel: la comunidad de Belcourt. Paul-Hélène describe este barrio después del terremoto de octubre de 1990 sobre las condiciones de vivienda, las casas que se derrumban…. Paul-Hélène se inserta en la biblioteca de la Kasbah confiada a los Hermanos Maristas en septiembre de 1988, a la que va todos los días a pie o en autobús, se verá obligada a cambiar de ruta en función de la evolución de los acontecimientos.En 1993, quiere ser tranquilizadora a pesar de los peligros; “Me apresuro a decirles que normalmente seguimos yendo al trabajo, haciendo nuestras compras, rezando, mientras que hemos suprimido durante bastante tiempo: paseos al aire libre y salidas por la noche. Ruega por nosotros y por todos los que nos rodean“, añadió, “En la Biblioteca de la Kasbah, donde trabajo desde hace cinco años, el número de jóvenes sigue siendo tan alto como siempre, y seguimos desarrollando el fondo en árabe que es esencial para ellos…. las relaciones entre los jóvenes y nuestro equipo no han cambiado”. Del mismo modo, en nuestra casa de La Casbah, dos hermanas acogen cada semana a un centenar de niñas, mujeres y niños para coser, tejer y apoyar a la escuela. El “centro” se está desarrollando. Donde tienes que tener cuidado es donde no eres conocido. Elegimos los lugares para hacer las compras y por la tarde no excedemos las19h/20h para regresar.

Por el escaso número de cristianos, nos conocemos y las relaciones son muy fraternas, los obispos en estos días en particular, visitan las pequeñas comunidades para estar al tanto de situaciones particulares. De vez en cuando, el teléfono permite saber si “las cosas van bien en casa”.

Una última carta antes de la Pascua de 1994:

“La situación es cada vez peor, si el verano pasado hablábamos de una guerra latente, debemos decir ahora: estamos en medio de una “guerra civil”, los maquis en las regiones montañosas controlan las aldeas y gobiernan su despiadada y feroz ley – en las ciudades: los asesinatos, las extorsiones, el sabotaje se multiplican y golpean en cualquier parte, en cualquier momento, en cualquier lugar. En cuanto a la vida diaria, el suministro es tan difícil y costoso que la preocupación por lo que hay que poner en la olla y cómo completar el mes, incluso para los que tienen la suerte de tener un salario y que se paga regularmente, es tan difícil y costoso que ocupa la mente de la gente y de alguna manera los distrae. Y sin embargo, en medio de la desesperación y de la angustia, la vida sigue : la gente se ayuda, toma su vida en sus manos, reflexiona…”  

“La victoria de la vida sobre la muerte en la mañana de Pascua no fue aparente…

En estas dos cartas encontramos la seriedad del análisis de la Hna. Paul-Hélène, su lucidez al mismo tiempo que el compromiso muy simple pero muy real de su vida totalmente entregada

.Esto concuerda con la respuesta que abao a Mons. Teissier, obispo de Argel, quien preguntó a las hermanas sobre su opción de partir o quedarse: “Padre, de todos modos, nuestras vidas ya estab entregadas“.

El 8 de mayo de 1994, la Hna. Paul-Hélène estaba en la Biblioteca como de costumbre, a primera hora de la tarde tres hombres se presentaron diciendo “Policía” y pidieron ver al jefe…, Mientras los dirigía a la oficina del Hermano Vergès, le dispararon en la nuca, y luego dispararon un segundo tiro a la cara del hermano .

Estas fueron las dos primeras víctimas de los 19 mártires argelinos que fueron beatificados el 8 de diciembre de 2018 en Orán

Sœur Madeleine Rémond,(HA) Archiviste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *