Testimonios de Hermanitas que han conocido nuestra Bienaventurada Hna. Paul-Hélène

Testimonios de Hermanitas que han conocido nuestra Bienaventurada Hna. Paul-Hélène

Petites Soeurs ayant connu notre Bienheureuse Soeur Paul-Hélène

Ya no sé dónde y cuándo mi camino se cruzó con el de Paul-Hélène: durante mi Envío a Túnez, a Argel durante un encuentro de la congregación… ? Pero recuerdo su mirada: la mirada que escudriña al que encuentra; toda una hermana en su vocación misionera, activa, decidida…”.Sólo quiero señalar que podríamos haber sido enviadas, en ese momento, a Túnez, Argelia o Marruecos, estábamos habitadas por la misma intención apostólica.


Para las Hermanitas de la Asunción, la noción de provincia en el Magreb tato fraterna como apostólica a pesar de las distancias, de la lejania.
El segundo punto de mi mensaje está relacionado con la vigilia de oración del 7 de diciembre y la ceremonia, la beatificación en Orán el día 8 mirada por la TV en directo,; me inspira: gozo en el cielo, paz en la tierra de Navidad. Era sobrio , bello y oscuro, ya allí y con esperanza…. Iglesia adaptada al acontecimiento en términos de unión, o mejor dicho de comunión:

Caminos de creación, reconciliación, perdón, intercesión, resurrección. Bienaventurada Paul- Helena, enséñame la alegría de vivir bajo el signo del Amor”.

Sr Thérèse Duménil

“Viví seis años, de 1988 a 1994 en Argel-Belcourt con Paul-Hélène, que venía de Ksar el Boghari. Se han hecho muchas reflexionessobre su recorrido anterior…. Para mí, recuerdo dos cosas que me impresionaron: su alegría y auto-control, cuando algo la molestaba.

También recordaré todo el trabajo que hicimos juntas en la casa de Belcourt, especialmente en la planta baja, organizando una cabina telefónica más discreta en
relación a los vecinos…. Más tarde, también, transformamos en garaje la casa de nuestra antigua vecina Antoinette, que había salido para una residencia de mayores. Estas artesanías realizadas conjuntamente han forjado una sólida amistad que la muerte de Paul-Hélène no ha roto.

Cuando tengo un problema o un discernimiento que hacer, le hablo de ello, y se derrama la luz, se me da la fuerza para realizar la respuesta. Esta experiencia refuerza mi convicción de la importancia de la comunión de los santos.
He aquí algunos aspectos que recuerdo, durante estos seis años vividos juntos y con la esperanza de volver a encontrarme un día….”.

Hna. Jacqueline Desbiezr

“Viví dos veces en comunidad con la Hna. Paul-Hélène en Argelia. La última vez durante el largo período de los años 90, con la F.I.S. Se fue un domingo por la mañana, el 8 de mayo de 1994, para trabajar en la biblioteca de los Hermanos Maristas

.Yo admiraba mucho a Paul-Hélène, muy inteligente, , me asustó un poco, pero lo que vivimos juntos nos acercó más. Su fe muy profunda siempre buscó conocer y respetar mejor la fe de los que nos rodean. En su trabajo como enfermera y “bibliotecaria” se entregó a fondo, cuidando de todos. En el último período que vivimos en Argelia, que fue tan difícil, Paul-Hélène dijo que se sentia muy interpelada por la violencia, y después de su muerte encontramos en su mesita de noche el cuaderno “Violencia en la Biblia”, ¡y ella se controlaba cada vez más!


De la misma manera su oración se hizo más intensa, y yo me ponia detrás de ella en el oratorio para orar aún mejor!

Las Hermanas de la Kasbah pudieron verla inmediatamente después del asesinato….
La gente que la vio la encontró tranquila, con una leve sonrisa, los brazos abiertos….
Los funerales (los suyos y los del hermano Henri Vergès) en Notre-Dame d’Afrique reunieron a la mayor parte de la comunidad cristiana, pero también a muchos musulmanes que querían expresarnos su dolor y su amistad. Mucha emoción, mucha gente en las ventanas….

Rezo a menudo por mi hermana Paul-Hélène y por los mártires de Argelia que he conocido. Estoy segura de que nos ayudan a dar testimonio de nuestra fe donde estamos”.

Sr Marie-Henriette Languillaire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *